Incluir en tu dieta carnes rojas puede llegar a ser un riesgo si caes en exceso, descubre cuáles son los factores de riesgo al consumir este producto desmedidamente.

Un nuevo estudio revelado por la Organización Mundial de la Salud demuestra que las carnes rojas y procesadas hacen parte de las sustancias que producen cáncer. Entonces, ¿cuánta carne estás ingiriendo? ¿Cuáles son los riesgos que generan las carnes? ¿Cuánta carne es saludable ingerir? Entérate aquí de todo y de manera sencilla.

 

1.- Las carnes no producen el mismo riesgo de cáncer que el tabaco o los asbestos

Según la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer (IARC) que es la agencia intergubernamental que forma parte de la OMS y que reporta un controvertido informe donde menciona que la carne procesada se engloba dentro del grupo 1, el mismo al que pertenecen el tabaco o los asbestos. Por el contrario, las carnes rojas pertenecen a otro grupo, el 2A.

El tema es que las IARC agrupan los agentes cancerígenos según las evidencias científicas, por lo tanto tienen en cuenta el número y la fuerza de ellas, pasando el riesgo a un segundo plano. De esta manera, los grupos se dividen así:

  • Grupo 1: cancerígeno para humanos
  • Grupo 2A: Probablemente cancerígeno para humanos
  • Grupo 2B: Posiblemente cancerígeno para humanos
  • Grupo 3: No calificado como cancerígeno para humanos
  • Grupo 4: Probablemente no cancerígeno para humanos

En otras palabras, no evalúa el nivel de riesgo sino solo la evidencia, omitiendo la idea de que ese riego exista.

 

2.- No son del todo malas, existen beneficios

No solo el riesgo es lo que debe marcar la distinción, ya que en el caso de las carnes procesadas, el jamón aporta proteínas, hierro, zinc. Vitamina B y grasas monoinsaturadas, nutrientes que son altamente necesarios y beneficiosos para el cuerpo y organismo. En el caso de que te encuentres en tratamientos post parto, es de suma importancia que incluyas las carnes pero siempre teniendo una ingesta moderada. Al final de cuentas y dicho de otra manera, se trata de una balanza donde se deben equilibrar los riesgos y beneficios, por eso el nuevo informe emitido por la OMS evidencia los perjuicios que en definitiva sí existen, pero no el nivel.

 

3.- ¿Por qué producen cáncer?

Lo que ocurre con las carnes procesadas es el tratamiento que se realiza mediante procedimientos ahumados o elaboración industrial, lo que genera que contenga compuestos como aminos, óxidos nitrosos y policarburos que son los que se encuentran relacionados con el cáncer, por esta razón, guardan cierta similitud y riesgo a la hora de consumirlos.

 

4.- No es lo mismo carnes rojas, que procesadas

Aunque el informe incluye ambos tipos de carnes, es necesario que diferencies entre las carnes procesadas y las carnes rojas. En el primer caso, se trata de todas aquellas que una vez son extraídas del animal se modifican de modo tal que se logren conservar o mejorar el sabor, por eso en este grupo ingresan, los embutidos, el jamón, las sardinas, el atún. Por el contrario, las carnes rojas son aquellas que vienen del músculo de cualquier mamífero. Por eso, el pollo o salmón no son carnes rojas, ya que vienen de un ave y un pez respectivamente, no de un mamífero.

 

5.- ¿Qué tipos de cáncer pueden producir?

Afecta en general, las partes digestivas, por ello afectarían más que todo el colon. Sin omitir la idea, que puedan también estar muy relacionadas con el cáncer de estómago, el páncreas y la próstata.

 

6.- Incluir carnes rojas y procesadas en la dieta sin descuidar la salud

Después de todo lo antes mencionado, es importante resaltar que las carnes rojas no son tan malas como parecen, sino que el problema es el exceso, el desequilibrado y creciente consumo de carnes y más aún sin integrarle una debida rutina de ejercicios en Centro de estética facial en Cafam Floresta u otras partes de la ciudad.

 

Entonces, es necesario que incluyas carnes rojas a la dieta sin descuidar tu salud y sobre todo, intenta beneficiar tu ingesta, recomendable es que cuides la cantidad y la frecuencia, pero tampoco te olvides de la necesidad que genera el incluir una rutina y la debida asesoría que te brindan el Centro de estética en Hacienda Santa Barbara, si te encuentras en la ciudad de Bogotá. De esta manera, ten en cuenta estos consejos:

  • Prefiere carnes al horno, a la plancha o la parrilla, ya que no requieren añadir materia grasa extra a las carnes y de esta manera te cuidas de demasiadas calorías y así evitas arruinar el proceso que llevas en los spas en el centro de Bogotá.
  • Evitar los cortes de carne pequeños, pues a menor tamaño, mayor es la pérdida de nutrientes de la porción.
  • Escoger los cortes de carnes magras, de esta manera se busca reducir los riesgos que presentan las grasas saturadas y colesterol.
  • Procurar que no se quemen y se formen en el exterior costas negras, ya que son las que pueden contener sustancias tóxicas y perjudiciales.
  • Retirar la grasa visible de las carnes antes de cocinar las respectivas porciones, de esta forma se reducirá efectivamente el contenido graso de la preparación.
  • Combina las carnes con frutas, vegetales, especias y hierbas frescas, así aportarás vitaminas y minerales al plato, además de antioxidantes que acompañarán las carnes y nutrientes.

 

Entonces hasta este punto se demuestra que no son tan malas para la salud, sino que incluso pueden resultar beneficiosas si se aprende a equilibrar las cargas y nutrientes que aportan las carnes en el organismo de las personas. Y como entendemos este punto, en Elena del Mar, te brindamos precios de gimnasio en Bogotá que incluyen los planes necesarios donde podrás contar con exámenes y un proceso adecuado, donde tu salud siempre será nuestra prioridad.

 

Contáctanos y consulta por los planes empresariales de spa en Bogotá que más se adapten a tu necesidad y gustos, además de darte cuenta que encontrarás el lugar ideal para mantener y mejorar tu salud física, mental, emocional.